Novedad editorial: El pequeño Pedro Saputo.

Novedad de Prensas Universitarias: El pequeño Pedro Saputo, de Braulio Foz. Ilustraciones de Jesús Cisneros. Edición y selección de Félix Romeo. Nota preliminar de Antonio Pérez Lasheras.

Nos complace enormemente que Félix Romeo haya colaborado en la colección Larumbe Chicos, de la que fue un ferviente defensor, porque siempre creyó en la literatura y en la necesidad de fomentarla entre los más jóvenes. Para él, la Vida de Pedro Saputo era, ante todo, un canto a la libertad, y el misterioso final de la novela, en que su protagonista desaparece sin que sepamos cómo, supone un final abierto que permite la libertad de interpretación.

Image

El pequeño Pedro Saputo es una adaptación de las primeras páginas de la novela original, que corresponde a la infancia y primera adolescencia de Pedro Saputo, hasta que abandona su pueblo natal, Almudévar, para seguir aprendiendo, para ver el mundo, para disfrutar de la vida

Braulio Foz y Burges (1791, Fórnoles, Teruel – 20 de abril de 1865, Borja, Zaragoza). Estudió Humanidades en Calanda, Teruel, y en la Universidad de Huesca, ciudad en la que luchó contra la invasión francesa durante la Guerra de la Independencia a las órdenes del guerrillero Felipe Perena y, tras distinguirse en la acción de Tamarite de Litera, Huesca, fue preso en el sitio de Lérida y conducido a Francia.

Reseña

La estructura de la Vida de Pedro Saputo se basa, en gran medida, en los grandes clásicos de la literatura española, sobre todo, en la novela picaresca y, cómo no, en el Quijote de Miguel de Cervantes. De ellas toma Braulio Foz el carácter itinerante y viajero de su personaje, que marcha, como el Caballero de la Mancha, en busca de aventuras. De ahí, y de su calidad literaria, que Marcelino Menéndez Pelayo denominara la Vida de Pedro Saputo «el Quijote aragonés». Pedro Saputo sale al mundo para conocer, no quiere apoyos ni ayudas de ningún tipo, confía sobre todo en su ingenio como hombre agudo y en su plena conciencia de la libertad para hacer lo que en cada momento le apetezca, no se somete a ningún prejuicio, no le ata más sentimiento que el amor a los suyos y al ser humano que busca la bondad y la perfección, y una necesidad de búsqueda, sin querer mal para nadie (a menos que lo merezca).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s